viernes, 17 de noviembre de 2017

Homilía para Misas con niños de Juan García - Domingo 33º T.O. - Ciclo A

Lecturas: Prv 31, 10-13.19-20.30-31 Sal 127, 1-5 Tes 5,1-6 Mt 25,14-30

Proverbios: Una mujer hacendosa vale más que las perlas, le trae ganancias a su marido, trabaja con destreza con sus manos. Pero engañosa es la hermosura, y si teme al Señor es digna de alabanza.
Salmo: Dichoso el que teme al Señor y sigue sus caminos. Tu mujer como parra fecunda es la bendición de tu casa.
Tesalonicenses: El día del Señor llegará como el ladrón en la noche, de improviso. A vosotros que no os sorprenda porque sois hijos de la luz y no de las tinieblas.
Mateo: Parábola de los talentos. El Señor dejó a sus empleados a cargo de sus bienes y se marchó de viaje, a uno le dio cinco a otro dos y a otro uno. Cuando volvió el de cinco le presentó otros cinco; has sido cumplidor en lo poco te daré encargo de lo importante. Y al de uno quitárselo y dárselo al que tiene más.

Signos que vamos a utilizar:

Necesitamos tres niños/as voluntarios:  al 1º le damos un balón de fútbol y unas botas de fútbol, al 2º le damos un libro de conocimiento del cuerpo humano, y al 3º le damos una guitarra.  También necesitamos varios trofeos deportivos  y un título de médico que hacemos a ordenador o con rotulador.
Vamos a decirles a los tres niños/ voluntarios, que a cada uno le vamos a dar un don, una oportunidad de ser útil en la vida: al cabo del tiempo vamos a pedirle cuentas por esos dones que le hemos dado. El primero nos devolverá los trofeos conseguidos jugando, el segundo nos devolverá el título de médico... pero el tercero no ha hecho nada y sigue sin saber tocar la guitarra....

HOMILÍA
1)   Estamos casi terminando el curso pastoral, es el momento de hacer balance de nuestra vida en este curso, es el final de una etapa y el momento de pedir cuentas de lo vivido, y de premiar o castigar por lo que hemos hecho.
2)   ¿Alguna vez vuestros padres os han hecho un regalo por tener buenas notas? ¿ u os han castigado por tener malas notas? ¿y creéis que esto es justo y lógico? ¿ por qué? ...
a)   Pues porque el esfuerzo tiene su mérito y la falta de esfuerzo tiene sus consecuencias.
b)   Y es verdad, esto es lo mismo que nos pasa con Papi Dios que nos ha regalado mucho, y tenemos que poner a trabajar esos regalos. Y Hoy nos va a Explicar Dios como hacerlo  con la parábola de los talentos.

lunes, 13 de noviembre de 2017

EXPERIENCIAS DE CATEQUESIS FAMILIAR

Damos un tiempo para la narración de Catequesis Familiar en distintos ámbitos: rural (Segovia), ciudad (Valladolid) y la celebración del Domingo (Soria). 

La experiencia rural de Segovia se parte de esta Catequesis Familiar por la gran despoblación que hay en los pueblos. Una vez al mes se juntan los catequistas de varios pueblos, trabajo directo con las familias y con los niños antes de la Eucaristía dominical. Los materiales son los distintos catecismo de la Iglesia Católica con los materiales que sirven de apoyo.

Javier Carlos y Carmen, de la Unidad Pastoral San Miguel - San Nicolás, de Valladolid, nos cuentan su experiencia de la Catequesis Familiar. Esta propuesta cuenta con más de diez años, a propuesta de las mismas familias. La familia que lo desea puede integrar la educación en valores, etc. con lo que han visto en la catequesis: Amor a Dios y amor al prójimo. La influencia de los padres es fundamental en la vida de los niños. Se ofrece un modelo a un "modelo nuevo de familia", con horarios muy complicados. Se pretende ser un nuevo cauce de nueva evangelización; la catequesis familiar así lo pretende. Se realiza una reunión mensual en el que los niños ponen en común en su grupo lo que han hecho con sus padres durante las semanas previas a ese encuentro. Los padres en otras reuniones trabajan los temas que van a impartir durante las semanas siguientes. Hoy los laicos son una fuerza necesaria, dentro de la Iglesia, para la transmisión de la fe. ¿Cómo se fían de lo que han hecho los padres con sus hijos? Pues por las fichas que trabajan los padres con los hijos. ("Tenemos que llegar a Dios desde nuestra experiencia humana"). Para facilitar las cuestiones se hace uso del correo electrónico. Se trabaja la parroquia como punto de referencia para vivir la fe. Pero no solo se limita al territorio sino para todos aquellos que deseen ser catequista de mis hijos, en esto influye la cofradía. Un Domingo al mes tienen que participar en la Eucaristía en esa parroquia; la iniciación no solo es iniciación de conocimiento sino también de participación en el que importa el grupo del coro, de la liturgia, etc. El hecho de no participar, habiéndose comprometido, lo único que expresan a sus hijos a entender es que los "compromisos no se cumplen" y no al revés. 

Experiencia de Osma-Soria: consejo de evangelización con cinco laicos, en los que hay una reunión una vez al mes en el que se sigue el siguiente método:

1º Oración 
2º Formación: Una renovación divina
3º Implementar en la parroquia lo que vamos descubriendo

- El Domingo y la opción de la familia. Ofrecer una propuesta a la familia a los jóvenes el Curso Alfa: 
1º Aperitivo
2º Charla
3º Diálogo
Por este medio se logran ciertos vínculos humanos. Los niños participan en los cursos alfa y mientras los niños tienen distintos talleres de ocio y tiempo libre. A los papás se les ofrece un taller (catequesis) sobre la Eucaristía.

Alfa es un método muy atractivo y eficaz. 
La relación parroquia/familia cambia. 

Sacerdotes que ayudan a las familias a trasmitir la fe _ Antonio Ávila B...

Líneas generales de actuación - Antonio Ávila Blanco

















Tenemos una religiosidad con más actos de piedad que una religiosidad de proyecto, necesitamos una catequesis de engendramiento: catequistas discípulos-misioneros. Aquel que vive disimuladamente, antes o después, contagia el discipulado como aquel que tiene la gripe y contagia el virus de la gripe. A veces lo que nos llega a nuestras catequesis no es cristiano, por eso tenemos que partir desde la evangelización para lograr cristianos adultos, que acojan la vida de los catecúmenos. 

Esta catequesis habrá de ser integral (cognitiva, emocional, experiencial, etc), que incida en todas las dimensiones. En este sentido conviene caer en la cuenta en la madurez humana. La catequesis no puede ser meramente nacional, cognitiva, hay algo previo que es la experiencia personal y el encuentro personal, que incide en la vida afectiva y en la dimensión racional también: "tengo que aprender a estar en silencio", "Señor, Tú me sondeas y me conoces" (Sal 139), "¿qué es orar?", etc. Necesitamos trabajar las actitudes y las conductas; mal cristiano es aquel que no tiene claro lo que está bien y lo que está mal, pero también mal cristiano es aquel que no tiene proyecto en su vida, que esté perfectamente articulado. Nuestra catequesis se la juega no tanto en los ámbitos eclesiásticos, sino en si se articula en tantos aspectos que rodean nuestra vida humana: política, social, cuidado del planeta, etc. 

Una catequesis para la vida y no para engordar las partes de la Iglesia. 

Estamos para vivir en un mundo no necesariamente cristiano. En el mejor de los casos podemos vivir en una sociedad con muchos valores cristianos, pero poco más. Hay más valores anticristianos que consumimos muy sutilmente: el tener, el aparentar, etc. Necesitamos ser cristianos que vivan a la intemperie, cristianos que den testimonio, intentando vivir coherentemente nuestro ser cristianos. Estamos muy contentos en nuestras iglesias y nos falta estar en los espacios públicos. 

¿Qué medios tenemos? La catequesis familiar de familias que son conscientes de su vocación cristiana laical que viven el matrimonio y viven la familia y la educación cristiana de sus hijos como el desarrollo de la educación cristiana. En este sentido sí la familia tiene identidad de una Iglesia doméstica. Nuestras catequesis, muchas veces, son acompañamiento a la educación cristiana de las familias. En esto tenemos muchos medios. Hay un primer momento en este quehacer de las familias con respecto de los niños que es el despertar religioso. Hay muchas familias que nos dicen: "no sé cómo incidir en el despertar religioso". Tenemos a las familias muy desasistidas, desde el bautismo a la catequesis de comunión. Hay un momento oportuno para encontrarse y es la fiesta de las Candelas, con las que se puede celebrar la renovación del Bautismo. Los catequistas tienen que "trabajar" tanto con los niños como con los padres, y la parroquia tiene que ser la matriz que acoge todo esto. 

Recuperación de las familias para la comunidad local, para nuestra Iglesia: "entrar con la suya, para salir con la nuestra". Si no lo intentamos no lo conseguiremos. Intentar que la catequesis de iniciación a los sacramentos no sea solo un "hay que hacer, hay que hacer..." sino invertir más en la acogida y en la escucha. Serán necesarios los "volantes de bautismo", pero hacer consciente a la familia que no estamos para la mera recepción de sacramentos sino la madurez de la fe, claramente una fe comprometida. Se habla de una catequesis muy organizada, con motivo de la catequesis de Iniciación cristiana, lo que llama a nuestras puertas es una fe muy débil o algunos restos de costumbres cristianos. El Papa Francisco propone en Evangelii Gaudium es que lo que las familias encuentren sea un lugar de acogida, un espacio de evangelización previa a la catequesis, la catequesis no es una transmisión de conocimientos, una catequesis de engendramiento más pensada en adultos: proponerles, acogerles, etc. por eso la propuesta tiene que ser más generalizada. Los niños son capaces de experiencia cristiana. 

Desde aquí tendremos que pensar: ¿quiénes son los catequistas? Nuestros cristianos no pueden ser solo gente de sacristía sino padres y madres de familia, con experiencia cristiana, engendrados en la fe y probados en la vida, dispuestos a trabajar no solo con los niños sino en el ámbito familiar. 

Uno de los lugares más específicos de evangelización es en las familias con dificultades. 

Iniciación a la inteligencia espiritual junto a otro proceso paralelo, que ha desarrollarse mucho, especialmente en los adultos, y es el proceso de conversión y de recuperación de la vida cristiana. 

Acompañar procesos desde la experiencia del Dios de la ternura y de la delicadeza. 

Los materiales deberían responder a las necesidades de la familia hoy. Necesitamos materiales catequéticos que acompañen el proceso catequético y no solo la dimensión doctrinal. Realmente la fe se transmite por contagio. Necesitamos apostar por los catequistas y su formación, es más rentabilizador. El futuro está en los niños y la experiencia está en los mayores. Hoy en día la transmisión de la fe está en manos de los ancianos y no es una fe despreciable ni mucho menos, ahora hay que enseñar a que esos catequistas a ser buenos catequistas. Claro, el modelo de la catequesis no será la escuela. 


Una treintena de diáconos/sacerdotes (que incluye a los miembros de las distintas delegaciones diocesanas de catequesis) de Iglesia en Castilla se encuentran reunidos en Villagarcía de Campos para reflexionar en torno a un tema de vital importancia para nosotros: "Los sacerdotes que ayudan a las familias a transmitir la fe". Se trata de un segundo encuentro, que sigue al primero del año 2013.

D. Antonio Ávila Blanco, profesor del Instituto de Pastoral de la Universidad Pontificia de Salamanca en Madrid nos anima con su experiencia y conocimiento. 

Vivimos tiempos nuevos, cada momento es nuevo, reciente, el catequista habrá de estar, por el Espíritu, inspirado para acompañar a las familias en la transmisión de la fe; igualmente los sacerdotes, como párrocos, animadores de las comunidades parroquiales.

Está claro que pasamos de una Iglesia de mayorías (de cristiandad) a uno de minorías (con proyecto familiar con responsabilidad). En medio de este tiempo, los catequistas ni los maestros no son responsables de la educación cristiana de los hijos, sino los padres; habremos de ser muy cautelosos para no entrometernos. En el calor del hogar es donde primeramente se recibe la transmisión de la fe, donde lo importante no son las verdades de fe sino abrirnos a la experiencia (cf. Papa Francisco).

El Papa Francisco nos expuso su programa pastoral para la Iglesia Universal en su exhortación postsinodal La Alegría del Evangelio y que de una manera muy concreta, para la familia, se desarrolló en Amoris Laetitia (Sobre el Amor en la familia).

En la situación actual de la Iglesia con respecto a la sociedad tiene que ver con que haya cierto distanciamiento entre ambas. La sociedad pretende asumir la práctica de la Iglesia sin contar con ella. Esta caída es muy fuerte en España, desde los años 60. Ahora nos encontramos con una segunda caída, probablemente los jóvenes de aquella generación son los abuelos de hoy. Aunque estadísticamente es mayoritariamente la población cristiana, en España los creyentes comenzamos a ser minoría. Ha cambiado la orientación y la presión social: "¿pero tú todavía sigues yendo a Misa?", fruto de una sociedad postcristiana. 

sábado, 11 de noviembre de 2017

Homilía para Misas con niños de Juan García - Domingo 32º T.O. Ciclo A

Lecturas: Sb 6,12-16 Sal 62 Tes 4, 13-18 Mt 25,1-13


Sabiduría: La sabiduría es un don que encuentran lo que aman, y se deja encontrar por los que se la merecen.
Salmo: Mi alma está sedienta de ti, Señor, Dios mío. Tu eres mi Dios, por ti madrugo, fuiste mi auxilio y a la sombra de tus alas canto con júbilo.
Tesalonicenses: No queremos que ignoréis la suerte de los difuntos para que no os aflijáis como la gente sin esperanza. Pues si creemos que Jesús ha muerto y resucitado, Jesús nos llevará con él y así estaremos siempre con el Señor.
Mateo: Dice Jesús esta parábola: El reino de los cielos se parece a diez doncellas que tomaron sus lámparas para ir a esperar al esposo, cinco sensatas que llevaban alcuzas de aceite y cinco necias que no las llevaban. El esposo tardaba y se durmieron, y cuando escucharon que llegaba el esposo se pusieron a preparar las lámparas, pero se acababa el aceite y le pidieron a las sensatas que no se lo dieron. Y entraron al convite de bodas solo las que estaban preparadas y no las otras. POr tanto estad preparadas porque no sabéis ni el día ni la hora.

Signos que vamos a realizar: 

Varios vasos de diferentes tamaños, pequeñas y grandes, simbolizando la mayor o menor edad en la que podemos morir..... Además tenemos una jarra llena de leche en la que está escrito “Buenas obras” ..iremos llenando chorritos de buenas obras dentro de los vasos.... lo importante no es lo grandes que sean los vasos sino lo llenos que estén... y de esto es de lo que se nos va a examinar... por eso tenemos que estar preparados. Siempre.

HOMILÍA
  1. Hace apenas unos días visitábamos el cementerio y le dábamos a Dios gracias por los nuestros que están ya en el cielo.
    1. Desde la pena de no tenerlos a nuestro lado, pero con el agradecimiento de todo lo que nos dieron con sus vidas y su ejemplo.
    2. ¿quién de vosotros fue estos días al cementerio? ¿A quién tenéis allí?
  2. Y por eso los recordamos con amor, por ello le pedimos a Dios por ellos, por eso les pedimos a ellos que nos protejan para no equivocarnos en nuestras vidas.... y seguir el buen camino que siguieron ellos.
    1. y sobre todo le damos gracias al Dios de la vida por tener esperanza, por mirar la muerte como un paso y no como el final de la historia.....
    2. porque si miramos bien toda la creación, nada se acaba, nada muere, todo se transforma en vida: la semilla se muere para renacer en una nueva planta, el gusano de seda hace su capullo y cuando se muere se transforma en mariposa y comienza una nueva vida..... y así todo lo creado..... y si nosotros estamos creados a imagen y semejanza de Dios, estamos llamados a la vida....

miércoles, 8 de noviembre de 2017

IDENTIDAD Y VOCACIÓN DEL CATEQUISTA

            La faceta identitaria y vocacional del catequista se corresponde con el ser del catequista, aunque claramente tiene su repercusión en el saber y en el saber-hacer. La dimensión integral del catequista reúne a las tres, pero ciertamente es un tema de contenido espiritual.
            Este curso la Programación General Pastoral de la Archidiócesis de Valladolid nos anima a “Impulsar el acompañamiento, la formación, y la comunión de los discípulos misioneros”, por esta razón la Delegación diocesana de Catequesis anima a los catequistas a profundizar en el sentido de nuestra identidad y vocación.
            “No me elegisteis vosotros, fui yo quien os elegí” (Jn 15, 16). El catequista, a veces, sin saber cómo, se encuentra imbuido en la tarea de la catequesis. Sin embargo, en algunos casos, las motivaciones pueden ser insuficientes, como, por ejemplo: “mi amigo es catequista”, “se necesitaban catequistas y mi hijo iba a comenzar la catequesis”, etc. Por esta razón sería muy importante que redescubriéramos nuestra identidad ligada a nuestra vocación.
            Es cierto, cada día se está tomando con más responsabilidad el hecho de ser catequista, pero quizá aún nos quede trecho por andar. Creemos que no nos equivocamos si afirmamos que la mayoría acepta ser catequista para ayudar o porque le gusta, sin que se llegue a un planteamiento que responde a la llamada de Dios y a la respuesta nuestra.
            El catequista es alguien que cree en Jesucristo. Está convencido y da testimonio desde el convencimiento de la fe de la Iglesia que él/ella hace suyo. No se considera perfecto y sabe que vive su fe con limitaciones; la desarrolla en una comunidad, la Iglesia, a la que ha sido incorporado por el Bautismo. Él/ella está en camino, en búsqueda, y en continua conversión; recorre su camino de la mano de Jesús el Señor. Es hombre o mujer de su tiempo, que se deja interpelar por la Palabra de Dios y desde ella lee los acontecimientos de la vida.
            Desde esta vocación el catequista suscita en ellos mismos la “dulce y confortadora alegría de evangelizar” (Evangelii Gaudium) y así lo cuentan a sus destinatarios.
            A lo largo de este curso profundizaremos en este tema y lo haremos de distintos medios: en la formación presencial directa y también a través de la reflexión que se podrá encontrar en el blog de nuestra delegación diocesana (www.catequesisvalladolid.blogspot.com).


Ponencia íntegra de Juan Carlos Carvajal Blanco, durante el encuentro de catequistas de la ARCHIDIÓCESIS DE MADRID

sábado, 4 de noviembre de 2017

Homilía de Juan García para Misas con niños - Domingo 31º T.O. Ciclo A

Lecturas: Mq 1,14-2,2. 8-10 Sal 130 Tes 2,7-9.13 Mt 23,1-12



Malaquías: Soy el gran rey, y a vosotros sacerdotes si no me dais gloria os enviaré mi maldición. Habéis hecho tropezar a muchos por eso os haré viles ante el pueblo.
Salmo: Guarda mi alma en la paz Señor, no pretendo grandezas ni riquezas. Mi corazón no es ambicioso.
Tesalonicenses: Os queríamos tanto que queríamos daros no solo el evangelio sino hasta la vida misma. Por ello acogisteis la Palabra como palabra de Dios. (ejemplo)
Mateo: En la cátedra de Moisés se han sentado mentirosos: haced lo que os digan pero hagáis lo que hacen, porque ellos no hacen lo que dicen… les gusta que les digan maestros, quieren los primeros puestos, y todo lo hacen por la apariencia, pero luego están muertos por dentro… vosotros no os dejéis llamar maestros porque uno solo es vuestro maestro … el que quiera ser el primero sea el servidor de todos.. el que se enaltece será humillado y el que se humilla enaltecido.

Signos que vamos a realizar:

Necesitamos 5,  los 3 chicos primeros los vamos a sacar para ir preguntándoles..... les decimos: Imagínate que te tapamos los ojos y cuando te los destapemos estás en china ¿cómo sabrías que está en China? ,a otro le preguntamos ¿Cómo sabrías que estás en África?, a otro ¿Cómo sabrías que estás en el Polo Norte?
A los otros dos les pedimos que distingan entre dos cosas parecidas. Necesitamos un vaso con vino blanco y otro vaso con zumo de manzana, ya que ambos tienen el mismo aspecto pero diferente sabor..... hay que probarlos para distinguirlos.

HOMILÍA

  1. Muchas veces somos esclavos de las apariencias…. Miramos a la gente, y según lo que vemos por fuera, enjuiciamos, nos cae mejor o peor, por su físico, su forma de vestir, su raza, su aspecto… etc.
    1. lo mismo pasa con nuestra fe… aparentamos ser cristianos.. ¿Pero de verdad lo somos? ¿El ejemplo que damos ante los demás, es bueno? ¿nuestro ejemplo de vida ante los demás, es cristiano?
  2. Vamos a ver hasta qué punto somos observadores:
    1. Si nos taparan los ojos y nos llevaran a un país.. a China… ¿Reconoceríamos dónde estamos? ¿POr qué? ..
    2. ¿Y si fuéramos a la selva de África? ¿Y al Polo Norte?
    3. Reconocemos a la gente por el color de la piel, idioma, la forma de vestir, el paisaje, las costumbres…
  3. ¿Pero seríamos capaces de reconocer a la gente por su fe? ¿Reconoceríamos en nuestro pueblo quienes son cristianos o no?
    1. ¿En qué cosas los reconoceríamos? : Misa, Romerías, sacramentos, procesiones, ……
  4. Pero las apariencias pueden engañar….
    1. Ejemplo: El vino y el zumo de manzana (tienen la misma apariencia..)(Dos Niños intentan saber qué es lo que están bebiendo que aparentemente es lo mismo...)

viernes, 27 de octubre de 2017

Homilía de Juan García - Misas con niños - Domingo 30º T.O. Ciclo A

lecturas: Exodo 22, 20-16     Salmo 17     Tesalonicenses 1, 5-10   Mateo 22, 34-40

Exodo: Así dice el Señor: No explotarás a huérfanos ni a viudas,  ni a forasteros. Si ellos gritan los escucharé y se encenderá mi ira contra ti.. No seas usurero.
Salmo: Yo te amo, tu eres mi fortaleza. Peña mía, refugio mío.
Tesalonicenses: Cómo vuestro ejemplo ha ido de boca  en boca. Habéis abandonado los ídolos y habéis vuelto a servir al Dios vivo, muerto y resucitado.
Mateo: Un experto en la ley trata de nuevo de tenderle una trampa a Jesús: ¿Cuál es el principal mandamiento? – amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, alma y ser. Y el otro mandamiento es semejante a este: amarás al prójimo como a ti mismo. Estos dos mandamientos sostienen toda la ley y los profetas.

SIGNOS: Necesitamos una pizarra puesta en un sitio visible, con tiza y borrador…… y unos niños que nos ayuden
vamos a hacer un examen de matemáticas a los niños y a Dios.... ya veréis lo curioso que es......

HOMILÍA

1)      ¿sabéis lo que son las leyes?... son las normas que nos ponemos las personas para poder convivir, y son absolutamente necesarias….. ejemplo: (niños) con el coche: circular por la derecha, los semáforos, aparcar, no correr a más de….en la escuela: no llegar tarde, levantar la mano, no llevar el móvil, atender en clase… en el fútbol: no salir del campo, no darle con la mano, no pegarle a otro jugador, el fuera de juego, etc……
a)      Saberse todas las normas sería casi imposible… tendríamos que estar siempre repitiéndolas para que no se nos olvidaran…
b)      Los judíos tienen 613 normas y van recitándolas continuamente para que no se les olviden….